¿Qué es la Educación Financiera?

Nuestro programa de educación financiera abarca temáticas de cultura del ahorro, manejo adecuado de créditos y manejo de finanzas personales, en las que involucramos a los pequeños, medianos empresarios, así como también a niños, jóvenes y adultos. Con estas actividades educativas buscamos:

  • Aumentar la confianza de nuestros usuarios en su comunicación con proveedores de servicios bancarios, porque saben y entienden la terminología financiera básica.
  • Enseñar a manejar el dinero y las deudas de una manera responsable.
  • Inculcar la importancia del ahorro.
  • Comprender las diferencias entre un crédito de empresa y un crédito al consumo; así como los riesgos relacionados con el endeudamiento.

Descargar documento comercial

Para conocer más sobre educación financiera, ingresa a la página de Asobancaria.

Lecciones de Educación Financiera que te pueden interesar:

Manejar dinero es una tarea que demanda planeación, administración y toma de decisiones responsables, más aún cuando esta incide sobre su patrimonio y bienestar. Al igual que las empresas, usted debe llevar un control de sus finanzas haciendo una correcta planeación financiera familiar y personal, de la cual el presupuesto es la piedra angular. Saber Más, Ser Más lo guía en algunos conceptos previos para la construcción de su presupuesto.

El primer paso es entender los conceptos y tipos de ingreso y gasto:

Los ingresos son las entradas de dinero o recursos de la familia. Los más importantes usualmente son el pago de su salario o pensión, en el caso de los pensionados; sin embargo, no olvide tener en cuenta otros posibles ingresos como arriendos, intereses de inversiones, comisiones, bonos, entre otros. Los ingresos pueden ser de dos tipos:

Dinero que recibe periódicamente (ingresos por alguna renta o pensión de jubilación. En el caso de los asalariados: sueldo, prima y cesantías). Estos ingresos no varían significativamente en el corto plazo y la fecha en la que se perciben es fácilmente predecible.

Son los que no se reciben de manera constante (horas extras, comisiones, premios, ganancia por alguna inversión que haga, trabajos independientes, o herencias).

Los gastos son los distintos usos que se le dan al dinero. Estos pueden ser necesidades, obligaciones o gustos personales. Registre y organice cada uno de sus gastos, pues solo así podrá saber cuándo dinero se necesita para vivir por un tiempo, y si hay gastos que se puedan moderar. Los gastos también pueden ser de dos tipos:

Son salidas de dinero permanentes en el corto plazo, con las que siempre hay que cumplir (arriendo, cuota del crédito hipotecario, mensualidad de colegios o algún pago para educación, impuestos, servicios públicos, alimentación, útiles de aseo, transporte, servicios de salud, seguros, pago de otro tipo de créditos u obligaciones, entre otros).

Salidas de dinero que se presentan y que son difíciles de controlar (vestido, emergencia de salud, viajes, entretenimiento y diversión, compra de regalos en una fecha especial, imprevistos, entre otros).

Es una forma de ahorrar en la que se guarda el dinero de reserva en una alcancía, en fondos familiares, grupos de autoayuda, cadenas, pirámides, en el colchón o escondido en algún lugar, o se compromete en cadenas o natilleras entre otros.

¡Cuidado!
En Colombia, cuando una persona reúne los ahorros de un grupo de más de 20 personas, se considera ilegal.

Ventajas:

  • Fácil acceso.
  • Los ahorros grupales, como las cadenas y las natilleras propician espacios para compartir y disfrutar en grupo. Fomentando la disciplina, la vigilancia y el apoyo entre sus miembros.

Riesgos y desventajas para su dinero:

  • Está expuesto a pérdida o robo.
  • No gana intereses.
  • Se gasta con facilidad.
  • Si se pierde, es muy difícil reclamar.
  • No aporta en la construcción del historial crediticio.
  • En los ahorros grupales, puede existir inestabilidad de los grupos y desacuerdos entre sus miembros.

A la hora de solicitar un crédito es necesario realizar un análisis de cuál es la mejor alternativa y cuál se ajusta a su necesidad y bolsillo, para luego tomar una decisión con responsabilidad y mesura.

Para que usted no entre en la lista de morosos, tenga presente estos consejos en el momento de considerar un crédito como su mejor aliado:

  1. Haga un análisis minucioso de la fuente de crédito que más le conviene. Esto le dará un alivio para que usted se sienta tranquilo del banco que escogió por el servicio, los beneficios que le presta y por la tasa de interés que le ofrece.
  2. Un plan financiero es útil a la hora de establecer cuánto es su ingreso disponible para el pago de esta nueva deuda. Recuerde que el pago del crédito no debe rebasar 20% de su ingreso mensual, así que la recomendación fundamental es no gastar más de lo que gana, ya que en algún momento su situación dejará de ser sostenible.
  3. Establezca un calendario de pagos. Así los intereses no le ganarán la partida. No espere hasta el último día para hacer el pago, ya que pueden surgir complicaciones de última hora que le impidan hacer el pago según lo estipulado y se podrían generar pagos adicionales, como intereses de mora.
  4. Adelántese a los acontecimientos. Si es posible ahorre el pago de la cuota de al menos dos mensualidades por adelantado.
  5. Evite que sus deudas se conviertan en un círculo vicioso. No utilice créditos para pagar gastos cotidianos ni haga anticipos en efectivo con las tarjetas de crédito para pagar las deudas vigentes. Evite descompensar los pagos del crédito para que este no se le vuelva un dolor de cabeza.

¿Qué es el Subsidio Familiar de Vivienda?

Es el aporte en dinero o en especie destinado a la adquisición de vivienda nueva* construcción en sitio propio o mejoramiento de vivienda. Para vivienda urbana es otorgado por las Cajas de Compensación Familiar a sus afiliados y por el Fondo Nacional de Vivienda, Fonvivienda, para los que no cuentan con afiliación a las Cajas de Compensación Familiar. En el sector rural por el Banco Agrario de Colombia S.A.

*El subsidio se podrá asignar para compra de vivienda usada solo en casos excepcionales de población desplazada, víctimas de actos terroristas y afectados por situaciones de desastre o calamidad pública.
Para mayor información consulte:
http://www.minvivienda.gov.co/viceministerios/viceministerio-de-vivienda/subsidio-de-vivienda

  1. Tener conformado un hogar de mínimo dos personas. Los hogares están conformados por cónyuges, uniones maritales de hecho, parejas del mismo sexo y/o por el grupo de personas unidas por vínculos de parentesco: padres, hijos, nietos, hermanos, abuelos, nietos, bisnietos, bisabuelos, tíos y sobrinos o por vínculos por afinidad: cónyuge, suegros, yernos y nueras que comparten el mismo espacio habitacional.
  2. Los ingresos totales mensuales del hogar deben ser iguales o inferiores a 4 salarios mínimos, es decir $3.124.968 en 2018.
  3. Ninguno de los miembros de la familia puede ser propietario de vivienda, a menos que el subsidio que se vaya a solicitar sea para mejoramiento de vivienda o construcción en sitio propio.
  4. En los casos de mejoramiento y construcción en sitio propio, la vivienda no debe estar localizada en desarrollos ilegales o zonas de riesgo. Para solicitar el subsidio de mejoramiento, ninguno de los miembros del hogar debe poseer una vivienda a aquella para la cual solicita el subsidio y en caso de construcción en sitio propio al menos un miembro del hogar debe ser propietario del terreno que se pretende construir.
  5. Cuando el subsidio es para adquisición, se debe tener ahorrado como mínimo del 10% del valor de la vivienda que se desea comprar.
  6. No haber sido beneficiario anteriormente de un subsidio familiar de vivienda, ni haber sido beneficiario de crédito del Instituto de Crédito Territorial.
  7. Si la solicitud es para un subsidio de la Caja de Compensación Familiar, alguno de los miembros del hogar debe estar afiliado a ésta y si es para un subsidio a cargo del Fondo Nacional de Vivienda Fonvivienda ningún miembro del hogar debe estar afiliado a una Caja de Compensación Familiar.
  • Si ha recibido subsidios de vivienda o no ha renunciado a éstos antes de su vencimiento.
  • Cuando alguno de los miembros del hogar sea propietario de otra vivienda a la fecha de postulación al subsidio.
  • Si en alguna oportunidad presentó información falsa, no podrá solicitar el subsidio durante los diez años siguiente a la presentación de la solicitud.